lunes, 1 de junio de 2020

Consumo energético en México en 2018


De acuerdo a datos de la Secretaría de Energía (SENER), en 2018 se consumieron en México 9,327 petajoules (PJ). De toda esta cantidad de energía, el 85% proviene de gas natural y recursos petrolíferos. Si le sumamos el carbón, este porcentaje es de 91% de la energía consumida en el país. El restante 9% se reparte en energía solar, nuclear, hidráulica, eólica, geotérmica y biocombustibles.

2,993 PJ se destinan a la producción de electricidad, de los cuales 1,061 salen como energía efectiva y 1,932 se pierden como consecuencia de la eficiencia en la transformación. En 2017 se destinaron 2,876 PJ.
El sector industrial es el principal consumidor de energía con 2,864 PJ, obviando la producción de electricidad, siendo además el sector que consume más electricidad (62%) y el segundo que consume más gases combustibles (35%), sólo por detrás de la generación de electricidad.
El principal consumidor de los derivados del petróleo es el sector de transporte, que además es el segundo sector que más energía consume en México (2,455 PJ), prácticamente toda proveniente de esta fuente, sólo apoyada por menos de 4 PJ eléctricos. 
En cuanto a los sectores residencial, comercial y público, son los máximos consumidores de biocombustibles, con el 67% de los mismos, además de importantes consumos de electricidad (33%) y gases combustibles (9.4%).
Con estos datos y el diagrama de elaboración propia con datos proporcionados por SENER, se pueden observar las mayores áreas de oportunidad:
  • Las energías renovables, particularmente solar y eólica tienen un gran potencial en México y deberían tener cada vez un mayor peso específico en el mix energético del país. El 49% de la energía solar producida en el país en 2018 ha sido en los sectores residencial, comercial y público, porcentaje que en 2017 era del 68%. La producción total de energía solar ha subido de 15.2 a  23.9 PJ en 1 año, con un incremento del 15% en el sector residencial, comercial y público, 12% en el industrial y del 166% en plantas de gran escala. Por otro lado la eólica ha incrementado su producción en 23%.
  • Respecto al año pasado, la energía hidráulica ha incrementado un 2% su producción, la nuclear un 38% y los biocombustibles un 1%. Mientras que la energía geotérmica redujo su producción 11%.
  • Respecto a 2017, el consumo eléctrico subió 10%. Si lo comparamos con un incremento en el PIB del 2.1%, se podría pensar que no se ha invertido suficientemente en mejorar la eficiencia energética, por lo que sigue siendo un elemento con mucho trabajo por delante.
  • El sector transporte debería ver un incremento en la cantidad de electricidad empleada, es decir vehículos eléctricos. Si este tipo de vehículos no es apoyado en el sector público, al menos se puede estimar que crecerá en el parque vehicular privado en los siguientes años. Respecto a 2017 no se aprecian cambios, pero no es fácil medirlo directamente debido a las recargas que se hacen en casas, comercios e industria.
  • Algunas notas respecto a la metodología: 1. La información se ha obtenido de http://sie.energia.gob.mx/ . 2. Para el consumo total de energía, se ha considerado la oferta interna total de cada fuente de energía y las importaciones/exportaciones netas. 3. Lo catalogado como consumo propio del sector se ha asignado a consumo industrial. 4. No energéticos, diferencias estadísticas y no aprovechados se han asignado como pérdidas. 5. Transferencias interproductos se han asignado a procesos de transformación.

¿Cómo podemos incrementar en lo personal el aporte de energías limpias y mejorar la eficiencia energética? Lo más sencillo es con la instalación de paneles solares y la sustitución de iluminación y electrodomésticos ineficientes por iluminación LED y electrodomésticos de bajo consumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario